Amor sincero, amor del bueno; del que pocas veces hay

rosa blanca
“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante” –   Antoine de Saint-Exupéry

Siguiendo con mi investigación en rosas, descubrí la rosa del amor. La rosa blanca es símbolo de ilusión y fantasía, pureza e inocencia; del verdadero amor.  Es por eso que hoy, he elegido como mi cuarta flor, para compartir, a ti, mi amado lector, una rosa blanca. De mi, para ti, con amor:

El escritor F. Scott Fitzgerald, en su obra “El gran Gatsby”, emplea el simbolismo del amor, en una única y bella expresión, cuando Gatsby envía rosas blancas a Daisy, su verdadero amor.

“Las rosas blancas son elegidas comúnmente por las novias porque significa que durará toda la vida”. (Fuente: rosas.info)

Hablando de amor; A veces nos enamoramos – todos nos hemos enamorado alguna vez – de la persona correcta o incorrecta, no lo sé, ¿quién lo sabe?, ¡sólo nos enamoramos! Con mi vaga y nula pero alucinante experiencia, lo que sé con certeza es que pasamos a  una nueva fase, ¡desprendemos del suelo los pies! Ese momento en que nuestras emociones están a flor de piel, donde todo es rosa y gris a la vez, donde se detiene y acelera el tiempo en una misma línea, en un mismo instante, con una sola y única persona en nuestro nuevo mundo, inventados por nosotros en la fantasía del amor. Nos entregamos cien por ciento, cegados y embriagados de endorfinas, a quien creemos ser el amor de nuestra vida. ¿Existirá el amor perfecto? ¿Será cierto que nuestras almas nacen predestinadas a lo que todos conocemos como alma gemela? Cierto o no, todos soñamos con llegar a él, nos pasamos toda la vida buscando algo que pensamos que es lo que queremos. Fantaseamos con el encuentro perfecto, ideal, donde todo se da naturalmente, sin esfuerzo, todo fluye; pasa y ya. A veces no podemos llegar a él, es como entrar a un laberinto sin salida, donde giramos una y otra vez sin un destino, pero seguimos girando, en una constante lucha sin sentido, porque a nadie le importa, nadie se ha preguntado a sí mismo qué es lo que busca en él o qué planea conseguir. Por otro lado, cuando logramos llegar a él, en realidad no es lo que en nuestros sueños fantaseábamos, lo que pensábamos que queríamos ya no es, una vez llegado a él. El amor no siempre está en una persona, sino en lo que amamos, en nuestras pasiones y anhelos. Estamos obligados con el solo hecho de existir, a tener, forjar y perseguir nuestros propios sueños, metas y deseos; algo nuestro por nosotros mismos. Aquello que se crea con lo que he llamado nuestro motor perfecto. Porque así como el coche necesita un motor que lo impulse, también el ser humano, quien es impulsado por el corazón, quien se alimenta de nuestras emociones y en cada suspirar. Dicen que la vida no se mide por las horas o minutos que pasamos en ella, sino por las veces que nuestro corazón palpita. Si bien antes no creía en el amor, ahora estoy convencida que el universo es tan maravilloso y perfecto, con tal misterio y posee el magnífico poder para unir nuestra alma y energía a alguien más. Tal como un imán, es una atracción involuntaria, extremadamente fuerte e inevitable. Y con atracción no me refiero a lo físico, sino algo más allá, algo energético y espiritual. Alguien con quien tu corazón se une al momento de su creación. Con esa persona a quien sientes que conoces desde siempre, de una y mil vidas más. Con quien puedes ser sincero sin ningún esfuerzo, con quien dejas de fingir y comienzas a vivir. Con quien todo es real y puedes ser tu mismo; no para ser feliz, porque la felicidad ya viene incluida.


Para ver la poesía de la semana, de mi, para ti, con amor, click en el siguiente link: WHITE ROSE: EN EFECTO DEL AMOR. Recuerda que: El detalle más hermoso no es el más sofisticado, sino el que perdura por siempre; que sale del alma y anida en el corazón hasta el último aliento (mi primer rosa). Gracias por acompañarme una vez más, semana tras semana, en mi viaje. Sé la razón de sonreír de tu persona favorita con ROSAS PARA SONREÍR. Gracias en especial a mi cómplice, por compartir conmigo la frase perfecta para compartir con amor, de Antoine de Saint-Exupéry: “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

Anuncios

One thought on “Amor sincero, amor del bueno; del que pocas veces hay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s